,

Nada es real excepto el azar

Mucho más tarde, cuando pudo pensar en las cosas que le sucedieron, llegaría a la conclusión de que nada era real excepto el azar

Paul Auster, Ciudad de cristal (primera parte de La trilogía de Nueva York)