,

uno… dos (cisma)

Desde hace algún tiempo me estaban dando ganas de comenzar otro blog, abrir un nuevo espacio en este sitio de internet que comencé a crear hace tres años con yukei.net

En ese entonces, los blogs no eran lo populares que son actualmente, apenas existía algo así como una “blogósfera” en español (¿acaso existe actualmente?) y mi propio weblog no era mucho más que un prototipo continuamente reinventado… así fue como pasé por varios gestores de contenido y dedicando más tiempo a rediseñar que a escribir. Eventualmente, eso tuvo sus frutos: dí con WordPress, el que hasta ahora me parece el mejor sistema para blogs —en gran parte gracias a una comunidad muy grande y activa— y fui aprendiendo cada vez más sobre XHTML y CSS… si bien antes de mi blog ya tenía experiencia trabajando en páginas web (mis sitios de Pink Floyd y The Rolling Stones en la desaparecida CiudadFutura), solamente a partir de entonces puedo decir que sé crear sitios web.

Y a medida que pasó el tiempo, la suerte de yukei (es el nombre de mi blog pero en ningún caso mi “nickname”) fue variando: hubo mucho tiempo en que lo dejé bastante de lado para enfocarme en mis estudios de Psicología, pero hace aproximadamente un año y medio (más exactamente, en julio de 2005) decidí dar un paso gigante en su desarrollo, “invertir” cerca de US$15 y “ponerme serio”, es decir, comprar el dominio (hasta antes de eso el nombre era solamente “yukei”) y mudarme a un web-host de pago. Desde entonces, las cosas han ido bastante bien, el blog se desarrolla “orgánicamente”, es decir, está creciendo en presencia e importancia y en este momento se auto-mantiene gracias a la publicidad contextual.

Sin embargo, no puedo sino concordar con la idea de que en todo proceso de desarrollo hay algo que se pierde: al menos en este caso particular ha sido así, ya que progresivamente este espacio ha ido perdiendo algo del carácter que pretendía darle en sus inicios, cuando con la frase mi cabeza en palabras intentaba señalar su rumbo. Hoy mi blog se ha alejado de este propósito original, lejos de constituir un espacio personal se ha convertido en un blog dedicado principalmente a temas relacionados con weblogs, internet y tecnología, más música.

Esta no es una queja: yo mismo he querido que esto sea así (aunque también las cerca de 4000 visitas que recibe semanalmente también han influido en esta determinación), pero me ha empezado a hacer falta otro lugar, un lugar personal. yukei.net es el lugar del saber, del pienso donde no soy. Ya no me atrae la idea de mezclar todo en una madeja indescifrable que significa un blog “sobre todo”, y pensar en intercalar cuestiones de opinión con cuestiones de saber se me hace fundamentalmente problemático. Filo-sofa y Filo-doxa no se llevan bien (¿agua y aceite?), pero ambas son necesarias.

Este es un intento por re-crear un espacio personal, por dar nueva cabida a la opinión y la observación menos responsable, un lugar donde la palabra no se convierta en piedra sino en expresión. Fuera del saber y del lado de la opinión, aunque tampoco se trata de flotar sobre cualquier nube sin cuidado de jamás llegar a asir nada.

¿Saber? No… ¿Opinión? ¡Reflexión! ¡Discusión! Conversación con el que se anime. Ésa es la idea.

No será “mi blog de psicología” ni “mi blog de política” ni “mi blog de actualidad”… simplemente, mi blog.

Comments are closed.