300

No, no se trata de los trescientos espartanos, sino de las trescientas entradas de contrasentido… Lo que empezó como un espacio secundario, ahora es casi más central que mi antiguo blog (lo que de ninguna manera significa que éste vaya a desaparecer) y en más de una oportunidad me ha hecho plantearme la posibilidad de fusionarlos (lo que tampoco significa que lo vaya a hacer… al menos no por ahora).

Ya van casi dos años… ¿habrán dos años más?

Siga participando

3mmmm… no l3 3ntndi mui bn la dizk3 dfinicion 😛 grax d t0o2 mo2

… ¿para esto abrí los comentarios?

Cuando estaba agregando el formulario de comentarios a este sitio, me detuve un buen momento en pensar si debía agregar también algunos lineamientos básicos, a modo de una “política de comentarios”… finalmente no lo hice, pero al ver este tipo comentarios, imposible no dudar… ¿o no?

¡Postéame!

Probablemente una de las cosas que más me mosquea de ver en internet es llegar a cualquier página donde el autor de alguna foto, artículo, post, video, etc. pide que le “posteen” o le agradezcan… damas y caballeros, el que “postea” es el que publica algo, los demás se llaman comentarios.

late night discussion Pero dejo de lado lo que podría ser una pueril discusión terminológica para pasar a anunciar lo que me interesa: finalmente, tras un montón de tiempo, he activado los comentarios en este blog — en verdad, casi siempre estuvieron activados, lo que pasaba era que no había completado el diseño correspondiente a esa sección, por lo que no se podían enviar comentarios. En fin…

[Pingbacks->pingback@wiki] y [trackbacks->trackback@wiki] también están habilitados, pero no verán la dirección porque en verdad no la necesitan: basta con enlazar directamente a una entrada, y si tu blog tiene habilitado el envío de pings, aparecerá mágicamente el enlace acá.

También he hecho otros cambios menores.

Para ver correctamente los cambios, por favor hagan una “super-recarga” de la página (en serio se llama así) con Ctrl+Shift+R… y ¡posteen!