Los usos justos no son delito

Los usos justos no son delito
Los usos justos no son delito

¿Quieres ayudar?

  1. Imprime este cartel
  2. Sácate una foto con él de la forma que quieras (webcam, celular, lo que sea) y súbela a tu flickr con el tag ‘nosoydelincuente’
  3. Manda esta carta a los senadores tal como se indica en No Soy Delincuente
  4. Difundelo lo más que puedas, sea en tu blog o donde sea.

Más info en:

RemotePad: touchpad a distancia para iPhone

RemotePad es una pequeña aplicación gratuita y de código abierto para iPhone/iPod Touch que permite controlar el mouse de un PC a través de una conexión Wi-Fi, y que funciona en Linux, Mac OSX y Windows. Está de más decir que sus posibilidades son tan entretenidas como potencialmente útiles.

Para utilizarla, lo primero que debes hacer es bajar la aplicación desde el App Store, y luego bajar la versión del servidor que permitirá la conexión del iPod con tu PC. Tanto para Mac OSX como para Windows hay versiones compiladas, listas para usar, como también el código fuente disponible para compilar por tí mismo.

En Linux, habrá que compilar el paquete, lo que es bastante sencillo una vez que se han satisfecho las dependencias, que en mi caso (probablemente en la mayoría también) solucioné con sudo aptitude install libx11-dev libxtst-dev. Suponiendo que hayas descargado el código fuente en $HOME/src/RemotePad, luego de haber instalado las dependencias y descomprimido el código, sólo te quedaría hacer un ./configure y (si eso sale bien), make dentro del directorio X11 (que es el que guarda la versión para Linux).

Si eso ha salido bien, al ejecutar ./remotepad deberías ver algo así en tu terminal:

RemotePad Server for X11 version 1.10
Application launched.
enter 192.168.0.100 or 172.16.146.1 or 172.16.223.1 in your iPhone/iPod touch.

En tu iPod Touch/iPhone, abre la aplicación, ingresa la IP señalada y ¡listo!

VPS local con Ubuntu y VirtualBox

Montar un servidor privado para pruebas locales con VirtualBox y Ubuntu puede resultar una buena forma de experimentar antes de hacer el salto a un VPS

Hace algún tiempo publiqué una rápida revisión de enlaces con algunos artículos con información de [cómo montar un VPS->Intentando montar un VPS].

Entonces, mi intención era crear una [máquina virtual->Máquinas virtuales en Ubuntu/Linux] para poder comenzar a experimentar con algunas cosas en forma local — decidirse por un VPS implica un conocimiento técnico suficiente para hacer frente a cosas por las que en un alojamiento compartido jamás tendrías que preocuparte, como instalar y configurar Apache u otro servidor web, firewall, seguridad, asegurar rendimiento, etc… acá no estarás haciendo las cosas por medio de algún panel de control, sino probablemente lo tengas que hacer todo por consola, por lo que montar una máquina virtual en local es una buena opción si no quieres estar pagando por un servicio sólo para experimentar. Al final, si eres lo bastante aplicado, deberías terminar con una configuración que quede como un guante (perfectamente adaptada a tus requerimientos) y con el conocimiento necesario para aventurarte en algún proyecto público.

Continue reading “VPS local con Ubuntu y VirtualBox”

Divididos: Acariciando lo áspero

Acariciando lo áspero Divididos debería ser nombrada oficialmente una banda fundamental en el rock latinoamericano, y Acariciando lo áspero (su segundo disco, lanzado en 1991) es un perfecto ejemplo de sus méritos para ello.

Sería imposible clasificar a este disco de cualquier otra forma que no fuera rock, y a pesar de ello no se trata de un álbum plano o monótono sino todo lo contrario, ya que en sus 13 pistas no para de reinventarse. La excelencia musical de Ricardo Mollo y compañía queda demostrada a cada momento, en un despliegue instrumental de alta factura que no cae en los típicos clichés del virtuosismo (tipo Joe Satriani a fines de los 80), sino que hace gala de un rango estilístico impresionante: el paseo entre un rock aplastante en El 38, Cuadros Colgados y Paraguay —es fácil comprender la razón por la que suelen llamarlos La Aplanadora del Rock—, la influencia funk en Qué Tal, Ala Delta, Azulejo, el reggae de Sisters e incluso el folk de Haciendo cola para nacer resulta en todo momento atrayente, incluso en los pequeños delirios como el cover de Cielito Lindo y Jamelosporahí.

El broche de oro lo ponen Ala Delta, pero por sobre todo el impecable cover de Voodoo Child (Slight Return) de Jimi Hendrix, que se convertiría en un clásico que marca uno de los puntos más altos de los conciertos de la banda hasta el día de hoy.