El problema de categorizar

Cada vez que me encuentro frente al computador dispuesto a escribir algo en este intento de blog, un extraño sentimiento de incertidumbre comienza a invadirme (quizás esto suceda especialmente cuando se está recién comenzando un blog) al tratar de encasillar un mensaje dentro de una categoría, o en su efecto, verme en la necesidad de crear una nueva categoría.

Una de las gracias por las que me atraía Movable Type era por tener la opción de asignar múltiples categorías a un post, pero luego de ver costumbres como clasificar cada post en más de 3 categorías (incluso he visto un post con 8), me comencé a cuestionar si era realmente una ventaja. La línea de tope es la siguiente: si cada vez que vamos a clasificar un post vamos a necesitar de al menos dos categorías, entonces algo anda mal. Puede ser que nuestras categorías estén mal construídas, que confundamos la función de una categoría con la de una palabra clave (keyword) o que simplemente no entendemos el concepto de categoría (aunque claro, quién lo entiende en realidad).

En lo que sigue de este post, algunas notas sobre el concepto y cómo construir categorías adecuadas

Continue reading “El problema de categorizar”

Qué pasa en el negocio de la música

Leyendo algunos artículos en The Register, y otros medios, me he venido enterando de algunas noticias bastante interesantes respecto del negocio de la música, sobre todo en cuanto a la distribución online (por ejemplo, a través de iTunes y Napster). Vamos por orden: primero, a lo de Napster, luego iTunes y por último, algo sobre las disqueras.

Continue reading “Qué pasa en el negocio de la música”

neos mt, un buen cliente de Jabber

De todos los clientes de Jabber que he probado, neos mt es simplemente el mejor

Unos de los grandes problemas que un usuario cualquiera se podía encontrar al tratar de comenzar a utilizar Jabber (sobre todo quienes lo hacen como una alternativa al Messenger de Microsoft) era que entre la inmensa variedad de clientes que existían, no habían muchos (o ninguno, quizás) que fuera lo suficientemente amigable como para que el cambio no fuera traumático. Afortunadamente, la gente de neos mt parece haberse propuesto seriamente remedar esta situación, ya que de todos los clientes que he probado (Gaim, Miranda y Rhymbox, y no recuerdo si se me queda alguno en el tintero), neos mt es lejos el más amigable, además que tiene el plus de venir en una versión en español, lo que lo hace mucho más accesible. Claro que aún faltan algunos detallitos mínimos (como por ejemplo, falta traducir algunos cuadros de diálogo y algunos otros errores así), pero aún en la fase beta en que se encuentra ya es lejos el mejor (para mí), con una estética muy bien cuidada e incluso con algunas características que la verdad es que ni siquiera he tenido aún el tiempo de probar (en parte porque todos los de mi lista de contactos aún ocupan Messenger). En fin… una excelente noticia para los entusiastas de Jabber, y para quienes aún no se atrevían a cambiarse

¿Tiene precio la salud?

Como parte de mi formación como psicólogo, el próximo año me veré forzado a optar entre los talleres clínicos cognitivo, psicoanálisis o sistémico. Más allá de la angustia que me pueda causar esta elección (que no es tanta, en realidad), que sin lugar a dudas marcará mi vida, reflexionaba hace poco sobre esta cuestión, y llegué a la conclusión de que todo llega a un punto en que debemos comenzar a pensar en el dinero, sucio y vil dinero. Lo que pasa es lo siguiente: bueno, primero que nada, aclarar que la terapia sistémica (o familiar, como a veces la llaman), simplemente no va conmigo… una cuestión de estómago -aparte de considerarla impracticable como debería ser. Entre psicoanálisis y cognitivo, en cambio, la elección se me complica. Por un lado, el estilo de terapia cognitiva posracionalista, que es el practicado por la Escuela de Psicología de la PUCV, me atrae bastante por el hecho de que se presenta como una terapia corta y efectiva, además del hecho de que Chile, mi país, está naturalmente ligado a su desarrollo, a través de los aportes de Humberto Maturana a la biología del conocimiento y centros como INTECO. Por otra parte, del psicoanálisis me encanta (siempre me ha gustado) su riqueza teórica -sobre todo ahora que estoy comenzando a conocer a Lacan-, la idea de resolver los problemas de fondo, su visión del hombre, el lenguaje, la naturaleza, instintos… en fin, también es una cercanía visceral. El problema, es que son terapias largísimas; requiere (desde mi modo de pensar) de un gran trabajo de validación como alternativa, y la verdad es que no veo que una teoría tan fuerte y rica se corresponda con resultados terapéuticos, o más bien, con efectividad, eficacia, rapidez.

Entonces llego al tema de fondo (sí, por fin). ¿Debería entonces elegir basándome en criterios económicos (capitalistas) de efectividad y eficacia? ¿Es realmente una terapia más barata y más corta la mejor? Me quedo con la duda, ya que aún no es un tema que haya podido resolver, y la idea es más que nada llegar a plantearme esta cuestión en estos términos -términos mercantilistas. ¿Es la salud una mercancía? Obviamente, todo tratamiento tiene su costo asociado, pero dudo que el criterio óptimo para elegir ellos tenga que necesariamente estar asociado al costo. Puede que una terapia cognitiva posracionalista sea más breve y efectiva, ¿pero qué pasaría en el caso de que -como creo firmemente- el psicoanálisis lograra un efecto terapéutico mucho más profundo y duradero? A fin de cuentas, me encuentro entre una teoría que no me acomoda pero que tiene una práctica atrayente y una teoría que me interesa pero cuya práctica no se ajusta a las exigencias económicas del mundo en que vivimos.