Apostatar

apostatar.
  1. intr. Negar la fe de Jesucristo recibida en el bautismo.
  2. intr. Dicho de un religioso: Abandonar irregularmente la orden o instituto a que pertenece.
  3. intr. Dicho de un clérigo: Prescindir habitualmente de su condición de tal, por incumplimiento de las obligaciones propias de su estado.
  4. intr. Abandonar un partido para entrar en otro, o cambiar de opinión o doctrina.

A propósito de una palabrita (al parecer) de moda en España y que no tenía idea qué significaba.

Me pregunto qué pasaría en Chile si alguien fuera a pedir la apostasía a la iglesia más cercana…

38 formas de ganar una discusión

Hace muchísimo tiempo vi por primera vez este listado de métodos/técnicas/estrategias, y hoy por fin lo he vuelto a encontrar: Thirty – Eight Ways to Win an Argument. Fueron extraídas de El arte de la controversia de Arthur Schopenhauer, en el que el filósofo alemán reflexiona sobre el arte de discutir (dialéctica erística) de tal manera que se tenga razón lícita o ilíctamente —per fas et nefas.

  1. La afirmación del adversario se lleva más allá de sus límites naturales, se la interpreta de la manera más general posible tomándola en su sentido más amplio y exagerándola. La propia afirmación, en cambio, se especifica cuanto se puede reduciéndola a su sentido más nimio, a sus límites más estrechos, pues cuanto más general sea una afirmación, a más ataques estará expuesta.
  2. Usar la homonimia para extender la afirmación enunciada a lo que puede comprenderse igualmente bajo el mismo nombre, pero que poco o nada tiene que ver con el asunto del que se está tratando; después, a continuación, se refuta triunfalmente la afirmación tomada en este sentido haciendo que parezca que se ha refutado la primera.
  3. Tomar la afirmación que ha sido formulada en modo relativo, relative, como si lo hubiera sido en general, simpliciter, absolute, o por lo menos, entenderla bajo otro aspecto muy distinto al de su verdadera intención para seguidamente refutarla según este último.
  4. Cuando se quiere llegar a una conclusión, no hay que dejar que ésta se prevea, sino procurar que el adversario admita las premisas una a una y dispersas sin que se dé cuenta durante el transcurso del diálogo; de lo contrario, lo impedirá con todos los medios a su alcance.
  5. Pueden usarse premisas falsas para demostrar la propia tesis cuando el adversario no admita las verdaderas, es decir, o por. que no reconozca su verdad, o porque ve que de ellas se seguiría como conclusión inmediata nuestra tesis.
  6. Se encubre una petitio principii [petición de principio] postulando aquello que se debe demostrar, 1) usando otro nombre, por ejemplo, en vez de “honor”, “buen nombre”, en vez de “virginidad”, “virtud” etc.; o también, utilizando conceptos intercambiables: animales de sangre roja, en vez de animales vertebrados; 2) dando por supuesto en general aquello que es muy discutible en un caso particular; por ejemplo, se afirma la inseguridad de la medicina postulando la inseguridad de todo saber humano; 3) o viceversa dos cosas consecuentes la una de la otra, si hay que demostrar la primera, se postula la segunda; 4) si para demostrar el universal, se hace que se admitan todos los casos singulares (la contraria a la número 2)
  7. Cuando la discusión se dirige de manera algo formal y rigurosa y deseamos que se nos comprenda muy claramente, si hemos enunciado una afirmación y debemos probarla, procederemos preguntando al adversario para poder deducir de sus respuestas la verdad de nuestra afirmación.
  8. Provocar la irritación del adversario y hacerle montar en cólera, pues obcecado por ella, no estará en condiciones apropiadas de juzgar rectamente ni de aprovechar las propias ventajas.
  9. No establecer las preguntas en el orden requerido por la conclusión a la que se desea llegar con ellas, sino desordenadamente; el adversario no sabrá a dónde queremos ir a parar y no estará preparado para prevenir la conclusión; además, dependiendo de como vayan resultando sus respuestas, éstas podrán utilizarse para extraer conclusiones diversas, incluso contradictorias.
  10. Si se advierte que el adversario niega intencionadamente aquellas preguntas cuya; respuestas afirmativas podrían ser utilizadas en beneficio de nuestra tesis, hay que preguntarle lo contrario de lo que debemos haciendo como si esto fuese lo requerido para defenderla; o por lo menos presentarle ambas opciones a elegir, de manera que no note cuál de las dos es la que se desea que afirme.
  11. Si hacemos una inducción y el adversario admite como válidos los casos particulares mediante los que se prueba, no debemos preguntarle si también admitirá la verdad general que puede concluirse de aquellos, sino que debemos introducirla a continuación como si se tratase de algo ya establecido y admitido anteriormente; porque puede ser que así lo crea, y también los presentes tendrán la misma impresión, pues se acordarán de las muchas preguntas hechas sobre los casos particulares, que de alguna manera habrían tenido que conducir a tal conclusión.
  12. Si la conversación versa sobre un concepto general que carece de nombre propio y tiene que designarse trópicamente mediante una similitud, enseguida hemos de elegir nosotros el símil, de manera tal que sea lo más ventajoso posible para nuestra afirmación.
  13. Para lograr que el adversario admita una tesis debemos presentarle su opuesta y darle a elegir una de las dos, pero teniendo la desfachatez de proclamar el contraste de forma estridente, de modo que, para no ser paradójico, tenga que decidirse por nuestra tesis que parecerá muy probable en comparación con la otra.
  14. Una jugada descarada es la siguiente: cuando el adversario ha respondido a varias preguntas sin favorecer la conclusión que teníamos pensada, se enuncia y se exclama ésta triunfalmente como si ya estuviera demostrada, aun sabiendo que no se sigue de las respuestas dadas por el adversario. si éste es tímido o tonto, y nosotros poseemos el suficiente descaro y una buena voz, puede salir bien la jugada.
  15. Si hemos expuesto una tesis paradójica, pero nos encontramos en dificultades para demostrarla, presentamos al adversario otra tesis correcta, aunque no del todo evidente, para que la acepte o la refute como si de ello quisiéramos obtener la prueba; si sospechando alguna treta la rechaza, entonces lo reducimos ad absurdum [al absurdo] y triunfamos; pero si la acepta, habremos dicho entretanto algo razonable, y ya veremos cómo sigue adelante el asunto.
  16. Argumenta ad hominem o ex concessis. Con respecto a una afirmación del adversario, tenemos que buscar si de alguna manera no estará en contradicción —en caso necesario, por lo menos en apariencia— con alguna otra cosa que él haya dicho o admitido previamente, o con los principios de una escuela o secta que él haya alabado o aprobado; también con hechos de quienes pertenecen a tal secta, o con los de miembros falsos o supuestos, o con su propia conducta.
  17. Si el adversario nos amenaza con una refutación, a menudo podremos salvarnos mediante una sutil diferencia en la que antes no habíamos reparado, si es que el asunto se presta a alguna que otra ambigüedad o permite su remisión a un doble caso.
  18. Si notamos que el adversario comienza una argumentación con la que va a derrotarnos, no tenemos que consentirle que siga adelante con ella; hay que impedirle a toda costa que la concluya, interrumpiendo o desviando a tiempo la trayectoria de la discusión al encaminarla hacia otras cuestiones. Brevemente, le salimos al paso con una mutatio controversiae [cambio del tema de la discusión]
  19. Si el adversario nos solicita explícitamente alegar algo en contra de algún punto concreto de su afirmación pero no tenemos nada adecuado, tomamos el asunto de manera general y argumentamos así en su contra
  20. Cuando hayamos obtenido del adversario la concesión de una premisa que requeríamos, tenemos que deducir la conclusión deseada no con más preguntas, sino concluyéndola inmediatamente nosotros mismos; así, incluso careciendo todavía de una u otra de las premisas, la tomamos también como igualmente concedida y deducimos de esta forma la conclusión
  21. Si observamos que el adversario utiliza un argumento meramente aparente o sofístico podemos anularlo sencillamente atacando su capciosidad y apariencia, pero es mucho mejor presentarle otro argumento si cabe, de análoga apariencia y sofistería para liquidarlo, pues lo que importa no es la verdad, sino la victoria
  22. Si el adversario nos conmina a que admitamos algo de lo que inmediatamente se seguirá el problema que se debate en la discusión, nos negamos aduciendo que se trata de una petitio principii, pues tanto él como el auditorio confundirán con facilidad una tesis, que en apariencia se parece al problema, con el problema mismo; así le privaremos de su mejor argumento
  23. La contradicción y la discordia motivan la exageración de la tesis. Contradiciendo al adversario podemos inducirlo a que lleve fuera de sus límites una afirmación que dentro de ellos hubiera podido ser verdadera. En cuanto hayamos refutado la exageración parecerá que refutamos también su primera tesis.
  24. Uso abusivo de la deducción. De las tesis del adversario se infieren a la fuerza, mediante deducciones falsas y deformando los conceptos, tesis que no están allí contenidas y que de ningún modo corresponden a la opinión manifestada por él, sino que, en cambio, son absurdas o peligrosas. De esta forma parecerá que de su tesis se siguen proposiciones que se contradicen a si mismas o que contradicen verdades reconocidas; esto valdrá como una refutación indirecta, apagoge; es de nuevo un empleo de la fallacia non causae ut causae [falacia que consiste en tomar por fundamento lo que no es].
  25. Esta estratagema tiene que ver con la Apagoge mediante una “instancia”, exemplum in contrarium. La epagoge, inductio, requiere una gran cantidad de casos para poder hacer valer un principio universal; a la apagoge le basta con presentar un único caso en el que el principio no es válida para refutarlo; se llama “instancia” a un caso de este genero, entasis, exemplum in contrarium, instantia [contraejemplo].
  26. Un golpe brillante es lo que se conoce como retorsio argumenti [dar la vuelta al argumento]: es decir, cuando el argumento que el adversario quiere utilizar para su defensa puede ser utilizado mejor en su contra.
  27. Si inesperadamente el adversario se muestra irritado ante un argumento, debe utilizarse tal argumento con insistencia; no sólo porque sea el más indicado para irritarle, sino porque es de suponer que se ha tocado la parte más débil de su razonamiento y porque si se sigue por ahí, habrá de obtenerse mucho más de lo que se muestra a simple vista.
  28. Esta estratagema está especialmente indicada para cuando discuten personas doctas ante un público que no lo es. Si no se tiene ningún argumentum ad rem y ni siquiera uno ad hominem, se intenta uno ad auditores [al auditorio], esto es, se arguye una observación inválida, cuya invalidez sólo reconoce el experto. Si bien el adversario lo es, no así el auditorio: a sus ojos, nuestro adversario pasará por ser el derrotado, y aún más rotundamente, si la observación que se hizo pone en ridículo de algún modo su afirmación. La gente está en seguida dispuesta a la risa; y se obtiene el apoyo de los que ríen. Para mostrar la nulidad del comentario, el adversario tendría que debatir largamente y remitirse a los principios de la ciencia o a otra cosa por el estilo, con lo que no obtendría fácilmente atención.
  29. Si se advierte que vamos a ser vencidos , hacemos una diversión; es decir, comenzamos repentinamente a hablar de otra cosa totalmente distinta como si tuviese que ver con el asunto en cuestión y constituyese un nuevo argumento en contra del adversario.
  30. El argumentum ad verecundiam [argumento al respeto]. En vez de razones se usan autoridades elegidas a la medida de los conocimientos del adversario.
  31. Cuando no se tiene nada que oponer a las razones expuestas por el adversario, uno se declara fina e irónicamente incompetente: “Lo que usted dice supera mi pobre capacidad de comprensión; probablemente será muy justo, mas yo no acierto a comprenderlo, por lo tanto renuncio a cualquier juicio”.

    Con esto se insinúa al auditorio, al que se ha tenido en cuenta en todo momento, que lo que se ha dicho es absurdo.

  32. Una forma rápida de invalidar o, al menos, hacer sospechosa una afirmación del adversario que no nos conviene es subsumirla bajo una categoría aborrecible con la que pueda tener alguna semejanza, con la que se la relaciona sin más.
  33. “Esto será verdad en la teoría, pero en la práctica es falso”. Mediante este sofisma se conceden las razones, pero se niegan las consecuencias.
  34. Si el adversario no da una respuesta precisa a una pregunta o a un argumento, o no toma posición concreta alguna al respecto, sino que se evade respondiendo con otra pregunta o con una respuesta esquiva o con algo que carece de relación alguna con el asunto en discusión, pretendiendo desviar el tema hacia otra parte, es signo evidente de que hemos tocado (a veces sin saberlo) uno de sus puntos débiles; se trataría por su parte de un enmudecimiento relativo. Urge, pues, mantenernos en el punto que hemos tocado sin soltarlo y más aún cuando no veamos en qué consiste la flaqueza con la que dimos.
  35. Que si es practicable hace innecesarias rodas las demás. En vez de influir en el intelecto con razones, se influye en la voluntad por medio de motivos; de este modo, tanto el adversario como el auditorio, si es que posee los mismos intereses que aquél, se ganan al instante para nuestra opinión, aunque ésta provenga del manicomio. Y es que casi siempre tiene más peso una pizca de voluntad que un quintal de juicio y de persuasión. Naturalmente, esta estratagema sólo da resultado bajo determinadas condiciones, cuando se puede hacer saber abiertamente al adversario que si se dejase valer su opinión la consecuencia que se seguiría de ello sería muy perjudicial para sus propios intereses, la soltará enseguida con la misma rapidez con que arrojaría un hierro candente que hubiese agarrado por descuido.
  36. Desconcertar y aturdir al adversario con absurda y excesiva locuacidad.
  37. Cuando el adversario, llevando de hecho razón, ha tenido la mala suerte de elegir para su defensa una prueba inadecuada que podemos invalidar fácilmente, damos con eso todo el asunto refutado.
  38. Cuando se advierte que el adversario es superior y se tienen las de perder, se procede ofensiva, grosera y ultrajantemente; es decir, se pasa del objeto de la discusión (puesto que ahí se ha perdido la partida) a la persona del adversario, a la que se ataca de cualquier manera. Puede denominarse a este procedimiento argumentum ad personam, distinguiéndolo así del argumentum ad hominem, que consiste en alejarse del objeto de la discusión atacando alguna cosa secundaria que ha dicho o admitido el adversario. Ad personam, en cambio, se procede abandonando por completo el objeto en discusión y atacando a la persona del adversario; así, uno se torna insolente y burlón, ofensivo y grosero. Se trata de pasar de la apelación de la fuerza del espíritu a la fuerza del cuerpo, o a la bestialidad. Esta regla es muy popular; como todo el mundo está capacitado para ponerla en práctica, se utiliza muy a menudo. Querrá ahora saberse cual será la contrarregla valedera para la otra parte, pues si también sigue por el mismo camino, la cosa acabará en pelea, o duelo, o en un proceso por injurias.

En el sitio de Roberto Marafioti pueden encontrar el texto completo: Dialéctica erística, o el arte de tener razón: expuesta en 38 estratagemas. La transcripción tiene algunos errores (más notablemente, las notas están mal enumeradas) pero de todos modos se entiende.

Gravatar es adquirido por Automattic

Por los anuncios, deberíamos esperar muchas mejoras en el servicio de Gravatar, el servicio de avatares reconocidos globalmente que hace tiempo irrumpió en internet con fuerza y luego sucumbió ante su propio éxito.

Acabo de ver un anuncio en el blog de Matt Mullenweg (AKA Photo Matt) un enlace que anunca la compra de Gravatar por parte de Automattic.

En el post citado, Matt indica que el acercamiento se produjo inicialmente por el interés en la posibilidad de escalar la aplicación, y eventualmente llegaron a un acuerdo que implicaba transferir el código y el servicio a Automattic, lo que ha significado una mejora sustancial en la velocidad que sirven las imágenes. Además, han transferido la aplicación de Rails a la infraestructura de WordPress.com.

Finalmente, anuncia una serie de mejoras al servicio:

  • Harán gratuitas todas las características que hasta ahora eran de pago en Gravatar
  • Las imágenes serán servidas desde una red de distribución de contenidos, para disminuir la latencia y evitar la lentitud en la carga de páginas que utilicen Gravatar
  • Agregarán a la base de datos de Gravatar los avatares de WordPress.com
  • Agregarán soporte para Gravatar a los temas de WordPress.com y otras características como avatares múltiples
  • Aumentar el tamaño máximo de las imágenes de 80×80 a 128×128 (tamaño utilizado por WordPress.com)
  • Agregarán soporte para microformatos a los perfiles de Gravatar
  • Desarrollarán una nueva API, con URLs más simple
  • Reescribirán la aplicación para hacerla encajar en el grid de WordPress.com

Hay algo que no me queda totalmente claro, y es que si todas las transferencias y migraciones no implican también portar la aplicación desde [Ruby on Rails->@wikipedia] a PHP… si esto es así, ¿acaso no sería una nueva oportunidad en que ROR se ve asociado a problemas de escabilidad?

Me gustó la forma en que Mullenweg define a Gravatar (y Akismet): un producto que hace una cosa, la hace bien, y tiene una API abierta para que pueda usarse en cualquier plataforma.

Evaluando el rendimiento de algunos CMS

Varias veces hemos escuchado que WordPress anda lento… ¿comparado con qué? Aquí va una medición de su rendimiento y una comparación con otros sistemas de gestión de contenidos.

Para quienes somos usuarios de WordPress, la cuestión del rendimiento ha sido una preocupación constante desde que empezamos a saber de casos en que las compañías de hosting mostraban una evidente atención al elevado consumo de recursos de éste. Con el tiempo, hemos [aprendido algunas lecciones->WordPress y uso de CPU: algunas lecciones] y quizás nos hemos acostumbrado a la necesidad de prestar atención al [consumo de recursos->Todavía más sobre el consumo de CPU con WordPress]. Incluso, hemos visto como algunos personajes insignes, como Armonth o aNieto2K regularmente nos van ofreciendo consejos para ver algunas mejoras en este aspecto.

Con la publicación de WordPress 2.3, más de alguno se ha planteado la pregunta sobre la necesidad de actualizar, o incluso, de considerar alguna alternativa. Pero… ¿con qué vara podemos juzgar el rendimiento de WordPress?

En lo personal, no solo por lo anterior, sino también ante la curiosidad y “necesidad” de conocer otros CMS me he puesto a hacer algunas pruebas para evaluar su performance. En esta comparación voy a dejar de lado todos los demás aspectos, lo único que medí fue el rendimiento de seis sistemas de gestión de contenidos.

El escenario

Para facilitar las cosas, instalé XAMPP, versión 1.6.3b (al momento de escribir esto ya se puede descargar la 1.6.4), que incluye PHP 5.2.3 y MySQL 5.0.45

Los CMS testeados fueron:

Con la excepción de [Habari->WordPress y Habari], todos son proyectos que podríamos considerar bastante maduros en su desarrollo, aunque su popularidad no es necesariamente proporcional a aquello —con todo lo que ello implica para estos proyectos de código abierto/software libre en términos de comunidad.

Traté de igualar tanto como fuera posible las condiciones de la medición. Puesto que la idea de un CMS es precisamente gestionar y presentar contenidos, agregué a cada uno de ellos 7 posts llenos de [Lorem ipsum->@wikipedia]. Aparte de eso, no cambié ninguna otra cosa desde su instalación predeterminada.

La prueba fue realizada con ab: ab -c5 -t30 http://localhost/CMS/.

Cache y aceleradores
  • De ellos, Drupal cuenta con un módulo de cache incorporado en la descarga inicial, con el que es posible seleccionar dos niveles, “normal” (recomendado para la mayoría) y “agresivo” (su funcionamiento dependerá de los módulos instalados); en este caso medí también su rendimiento con la modalidad normal de cache.
  • Para WordPress instalé el archi-conocido WP-Cache, que también entró en la comparación. No tuve suerte con 1 Blog Cacher 2.0: ni siquiera en una instalación nueva lo pude hacer funcionar correctamente.
  • No use módulos/plugins de cache con Habari, Textpattern, Serendipity ni Nucleus —con los dos primeros, simplemente no encontré ninguno (claro, debo aclarar que mi búsqueda fue bastante superficial, ya que el objetivo no era ver medir la efectividad de los módulos de cache); el plugin para Serendipity se encuentra en una fase bastante temprana de desarrollo, y en el caso de Nucleus, si bien existen plugins, son bastante antiguos (2005).

Los resultados

Vamos a la parte interesante.

Comparación del rendimiento de distintos CMS
CMS Complete requests
Drupal 401
Drupal + Normal Cache 5029
Habari 597
NucleusCMS 1224
Serendipity 336
Textpattern 1084
WordPress 254
WordPress + WP-Cache 14108

Y bien… resulta que WordPress sale bastante mal parado por sí mismo, pero gana por lejos con WP-Cache activado.

Entre los restantes CMS, Nucleus y Textpattern se llevan los laureles; Drupal también merece una distinción por su módulo de cache incorporado, que si bien no produce una mejora tan impresionante como la de WP-Cache, es de todos modos considerable.

Como comentario, debo agregar que al medir el rendimiento de Habari en su instalación predeterminada (con sólo un post, sin más contenidos agregados), sus números también eran bastante promisorios: 1169 peticiones completadas. Al agregar más contenido el resultado fue el que ven publicado, disminuyó a alrededor de la mitad.

Finalmente, debo aclarar también que si bien traté de ser bastante riguroso, los resultados de esta medición no son de ningún modo concluyentes.

Lo real y lo simbólico a partir de la revolución cartesiana

Es a partir del abandono de la hipótesis física de Aristóteles en provecho de la esencia matemática que se constituye la revolución cartesiano-galileica. Dicho de otro modo, ya no se trata de dar lugar a un simbólico a partir de lo real, sino por el contrario de partir de un simbólico coherente consigo mismo para poder postular un real tal vez “imposible” de observar sin por ello cuestionar la validez de la ley que ha podido extraerse. Precisemos sin embargo que esta coherencia interna bastaba para validar los enunciados que supone la prescripción de la validación ligada a lo que nuestros sentidos nos enseñan.

Jean-Pierre Lebrun, Hipótesis sobre “las nuevas enfermedades del alma”. Argumentos para una clínica psicoanalítica de lo social. En Aceituno, R. & Rosas, M. (comps.) (1999) Psicoanálisis: sujeto, discurso, cultura. Santiago: Universidad Diego Portales.

10 extensiones de Firefox para el desarrollo web

Diez complementos para aumentar tu productividad y/o facilitarte algunas cosas al trabajar con Firefox.

Sin lugar a dudas, una de las mejores cosas de Firefox es la posibilidad de agregar extensiones. Aquí va un listado de 10 extensiones bastante útiles para cuando estás trabajando en tu blog u otro sitio web:

  1. Web Developer, probablemente el más clásico de todos. Una barra con un montón de funcionalidades, desde proporcionar información sobre elementos, herramientas de validación, reglas y guías, ajustar el tamaño de la ventana, delinear elementos (¡muy práctico!), etc.
  2. Firebug, el próximo gran clásico. Si bien es cierto que repite algunas de las funcionalidades del anterior, también lo es que agrega muchas más, en especial sus herramientas para trabajar con JavaScript, DOM, actividad de la red, etc.
  3. YSlow, un complemento para el complemento anterior. YSlow analiza una página de acuerdo a las directrices utilizadas por Yahoo para sitios de alto rendimiento y entrega un detallado reporte junto a algunas herramientas. Ideal para detectar y prevenir “cuellos de botella” en la carga de tu web.
  4. Screengrab!, simplemente, la mejor herramienta que he probado para crear y guardar screenshots de una ventana, la porción visible o toda la página.
  5. IE Tab, integra el motor de renderizado de MSIE en Firefox, con sólo un click es posible cambiar entre Gecko e Internet Explorer.
  6. Dust-Me Selectors. La versión corta: una extensión para encontrar selectores CSS que no se utilizan. La versión larga: extrae todos los selectores de las hojas de estilo de la página que se está viendo y luego analiza la página para comparar qué selectores no se están utilizando.
  7. ShowIP, como su nombre lo indica, muestra la dirección IP y permite consultar algunos servicios por IP o nombre del dominio, como [whois->@wikipedia], Netcraft, [traceroute->@wikipedia] o localización geográfica.
  8. Make Link, agrega una entrada al menú desplegado con el botón secundario del mouse para crear fácilmente enlaces en formato HTML, BBCode (para foros) o como simple texto. Además es posible crear nuestras propias combinaciones en base a algunas variables, con lo que las posibilidades son infinitas.
  9. FireFTP, todo un cliente de FTP dentro de Firefox. Especialmente indicado para instalaciones portables.
  10. Mouse Gestures, la única extensión de “uso general” que se me ha hecho verdaderamente indispensable. Permite ejecutar comandos comunes con simples gestos de ratón; recomiendo especialmente habilitar los gestos rockers con la rueda.

Cultura y opresión

Pero si una cultura no ha podido evitar que la satisfacción de cierto número de sus miembros tenga por premisa la opresión de otros, acaso de la mayoría (y es lo que sucede en todas las culturas del presente), es comprensible que los oprimidos desarrollen una intensa hostilidad hacia esa cultura que ellos posibilitan mediante su trabajo, pero de cuyos bienes participan en medida sumamente escasa (…) Huelga decir que una cultura que deja insatisfechos a un número tan grande de sus miembros y los empuja a la revuelta no tiene perspectivas de conservarse de manera duradera ni lo merece.

Sigmund Freud, El porvenir de una ilusión (Apartado II)