Editors: An End Has a Start (2007)

Editors: And End Has a Start El segundo disco de Editors (tras The Back Room, del 2005) me resultó algo extraño de digerir: las expectativas con que me dejó The Back Room eran ciertamente elevadas, y no calzaban exactamente con lo que llegué a escuchar en An End Has a Start, sobre todo porque tras escuchar de punta a punta su primer trabajo, Distance, la canción que lo cerraba, parecía augurar algo bastante distinto a lo que había sido y lo que sería su sonido —una especie de melancolía madura y añeja, pero siempre actual.

Quizás esperaba una entrega mucho más tranquila en estas nuevas 10 canciones, pero aun así debo decir que al cabo de un par de vueltas, los brillo escondidos en An End Has a Start comienzan a ser tan envolventes como aquella melancolía, al punto de llegar a comple(men)tarla y sucederla como una progresión natural.

En realidad, este disco no ofrece algo fundamentalmente nuevo, y ni siquiera resulta mucho mejor que el anterior, pero tiene algo así como una indescriptible viscosidad que finalmente atrapa y ata a una belleza que subyace a sus armonías superficiales. Imposible no destacar Smokers outside the hospital doors, Escape the nest, o la delicada Spiders.

El deseo no encuentra satisfacción…

El deseo no encuentra satisfacción, salvo a condición de renunciar en parte — esto es esencialmente lo que articulé en primer lugar diciéndoles que ha de convertirse en demanda, es decir, deseo en cuanto significado, significado por la existencia y la intervención del significante, o sea, en parte, deseo alienado

Jacques Lacan, Seminario 5: Las formaciones del inconsciente, p. 294

De la especificidad del objeto en psicoanálisis

Todo esto no es una vana articulación retórica, sino que responde de una forma distinta que eludiéndolas a objeciones hechas por gente sin duda no muy sutil — por ejemplo el Sr. Charles Blondel en el último número de los Études philosophiques, consagrado al centenario de Freud — a algunas observaciones psicoanalíticas, por ejemplo, a propósito de la erotización del pecho. Dicho autor planteaba en uno de sus artículos, como la señora Favez-Boutonnier nos recuerda — Me gustaría entenderlo, pero ¿qué ocurre si el niño no mama del pecho de la su madre, sino que es alimentado por biberón? Precisamente a esta objeción responde lo que acabo de estructurarles. En cuanto entra en la dialéctica de la frustración, el objeto real no es en sí mismo indiferente, pero no tiene ninguna necesidad de ser específico. Aunque no sea el pecho de la madre, no por ello perderá nada del lugar que le corresponde en la dialéctica sexual, cuyo resultado es la erotización de la zona oral. Lo que desempeña aquí el papel esencial no es el objeto, sino el hecho de que la actividad ha adquirido una función erotizada en el plano del deso, el cual se ordena en el plano simbólico.

Jacques Lacan, Seminario 4: La relación de objeto, p. 186

PC-BSD: FreeBSD al desktop

Es una cuestión ampliamente reconocida que las variantes de [UNIX->@wiki] descendientes de [BSD->@wiki] se sitúan entre los sistemas operativos más confiables y robustos disponibles en el mercado (incluso más que [Linux->@wiki]); pero es igualmente cierto que, con la notable excepción de [Mac OS X->@en.wiki] (un pariente lejano de BSD), su popularidad como sistema operativo de escritorio es bastante reducida (muy reducida), pero revertir esta situación lo que varios desarrolladores se han fijado como meta.

Captura de pantalla de PC-BSD PC-BSD es uno de estos proyectos: se trata de una distribución basada en [FreeBSD->@wiki] y publicada bajo [licencia BSD->@wiki] orientado específicamente a su utilización como sistema de escritorio —podría decirse que PC-BSD es a FreeBSD lo que Ubuntu a Linux.

PC-BSD is a free operating system with ease of use in mind. Like any modern system, you can listen to your favorite music, watch your movies, work with office documents and install your favorite applications with a setup wizard at a click.

Características

  • Sistema operativo de escritorio totalmente funcional, corriendo FreeBSD 6-Stable “bajo el capó” y [KDE->@wiki] 3.5 como entorno de escritorio
  • Interfaz 3d opcional con [Compiz-Fusion->@wiki]
  • Sistema de instalación gráfico
  • Disponibilidad en varios idiomas
  • Paquetes de software auto-instalables desde PBI Directory
  • Administrador de actualizaciones a través de internet

A prueba

En lo personal, bajé y probé una imagen para [VMware->@wiki] de su última versión, 1.4.1 y he quedado bastante impresionado —aclaro, antes que nadie lo diga: no es Ubuntu, por lo que la experiencia es de todos modos bastante distinta. Aún así, todo corría sorprendentemente rápido, el sistema respondía muy bien y (a pesar de no ser muy amigo de KDE) debo decir que si ya has utilizado alguna distribución de Linux anteriormente, en cuestión de minutos ya me encontraba bastante a gusto.

El software que incluye es el típico de KDE: Konqueror (administrador de archivos y navegador), Kopete (mensajería instantánea), Konsole (línea de comandos), AmaroK (reproductor de música) y KOffice (procesador de textos, hoja de cálculos, presentaciones), pero a través de PBI Dir es posible descargar otros paquetes con lo que quizás tenemos algo más de familiaridad, como Firefox, Thunderbird, OpenOffice, Pidgin, etc. Desde este repositorio web es posible descargar paquetes auto-ejecutables, similares a los instaladores de Windows, y la selección de paquetes es lo suficientemente amplia como para satisfacer las demandas de la mayoría: desde Vim a Eclipse y KDEvelop, a GIMP, 7-zip, Skype e incluso World of Warcraft.

Sus requerimientos de hardware son bastante modestos: un procesador con arquitectura 686 (Intel Pentium Pro/II/III/IV, Core/Core 2, AMD Athlon/Duron/Opteron/Turion, etc.), 128 MB de :ram: (aunque recomiendan 512 megas), 4 GB de disco duro y lector de CD-ROM.

En general, y hasta donde he visto, todo funciona como debería, o sea, bien, por lo que si estás con ánimo de experimentar, aprovechar un equipo viejo, deseoso de un sistema muy estable, buscando un sistema operativo libre con todo lo esencial y quizás algo más, o con ganas de que te miren con una cara aún más rara de la que ponen cuando hablas de Ubuntu, PC-BSD podría ser una excelente alternativa: lo instalas y lo usas, y te olvidas de virus, software espía y pantallazos azules.